Exigencias de abono para el terreno según las hortalizas a cultivar

Las exigencias en cuanto a la cantidad de abono para el terreno depende de varios factores que influyen en la nutrición de las plantas. Cada tierra es única y la mejor manera de conocerla y abonarla bien es experimentar para ir ajustando la cantidad de abono adecuada.

Una cosa importante que hemos de tener en cuenta al empezar a cultivar la huerta es que la cantidad de abono depende de las hortalizas que vayamos a cultivar, dependiendo de esto podemos diferenciar varios grupos de hortalizas:

  • Hortalizas exigentes. Las hortalizas exigentes necesitan gran cantidad de nutrientes para su desarrollo. Por lo tanto, necesitan un buen abonado del suelo antes de su cultivo y varios abonados durante su crecimiento. Una vez finalizado su ciclo productivo, el suelo queda pobre y con escasos nutrientes, por lo que será conveniente abonarlo bien y rotar el cultivo con hortalizas menos exigentes varios años. Las hortalizas más exigentes en nutrientes son:  las coles (berza, brócoli, coles de Bruselas, repollo, coliflor, lombarda), berenjenas, tomates, puerro, apio, remolacha, calabaza, maíz, melón, sandía, alcachofa, girasol, patata y batata.
  • Hortalizas semi-exigentes. Las hortalizas semi-exigentes realizan un consumo medio de nutrientes por lo que precisan un buen abonado del suelo antes de la plantación pero pueden no necesitar más abonados para su adecuado desarrollo. Como no esquilman demasiado el suelo, pueden mantenerse varios años en el mismo suelo. Las hortalizas semi-exigentes son: acelga, lechuga, zanahoria, espinaca, cebolla, nabo, pepino y pimiento.
  • Hortalizas poco exigentes. Las hortalizas poco exigentes necesitan pocos nutrientes para su desarrollo pudiendo crecer en suelos donde antes se hayan cultivado plantas exigentes o semi-exigentes. Al final de su ciclo productivo, el suelo sigue manteniendo nutrientes. Las hortalizas poco exigentes son: ajo, rábano, hinojo y calabacín.
  • Hortalizas enriquecedoras del suelo: Las leguminosas son plantas enriquecedoras ya que aportan nitrógeno al suelo, por lo que todas las hortalizas que pertenecen al género de las leguminosas no son especialmente exigentes en nutrientes y además, nos ayudan a reponer nutrientes del suelo, principalmente nitrógeno. Por ello, es conveniente cultivar leguminosas varios años consecutivos en suelos donde previamente se hayan cultivado hortalizas exigentes o semi-exigentes. Las hortalizas enriquecedoras del suelo son: guisantes, habas, judías y lentejas.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en El abonado, El terreno y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Exigencias de abono para el terreno según las hortalizas a cultivar

  1. Pingback: Indice. La huertael huerto. Cultiva hortalizas en tu jardín. | lahuertaelhuerto

Los comentarios están cerrados.